Canarias y el maltrato animal

Canarias, entre las cuatro comunidades con más casos de maltrato animal

Fuente: de Cristóbal D. Peñate

El Archipiélago suprimió las corridas de toros, las peleas de perros y el tiro al pichón, pero permite las riñas de gallos.
En España se abandonan cada año 135.000 animales. En Gran Canaria se producen 10.000 abandonos de perros y gatos. La mitad es recogida en el Albergue Insular de Bañaderos
En España se abandonan cada año 135.000 animales. Es el país de la Unión Europea donde más abandonos hay en proporción a la población. En Gran Canaria se producen 10.000 abandonos. La mitad, unos 5.000, son recogidos en el Albergue Insular de Bañaderos.


La ley canaria establece que el abandono es una infracción grave y la administración está avanzando para hacer más rigurosa la aplicación de las penas. En la actualidad se establecen sanciones que oscilan entre los 1.500 y los 15.000 euros por el abandono de un animal. Pero muchas veces las sanciones se quedan en agua de borrajas.
El abandono es una forma más de maltrato animal. Canarias fue la primera comunidad autónoma española en prohibir las corridas de toros. La Ley canaria de Protección de Animales, aprobada en 1991, descartó los espectáculos sangrientos con animales, entre ellos las corridas de toros, si bien se siguió permitiendo las peleas de gallos porque sus partidarios presionaron duramente a los partidos políticos. Se acabó con los toros, las peleas de perros y el tiro al pichón, pero las riñas de gallos siguen siendo legales.
La prohibición de las corridas de toros no tenía mucho mérito porque ya en Canarias hacía tiempo que no se celebraban debido a que en las islas había poca afición y arraigo, además de lo costoso que era para los ganaderos taurinos traer los animales desde la Península ya que en el Archipiélago no se cría el toro bravo, símbolo de la España más casposa y carpetovetónica.
El diputado regional Miguel Cabrera Pérez-Camacho fue el promotor de esta iniciativa cuando era parlamentario de las Agrupaciones Independientes de Canarias (AIC), aunque posteriormente se pasó al PP. Era curioso ver cómo este hombre conservador era aplaudido por los animalistas y protectores de animales, mientras que era abucheado por el lobby partidario de las riñas de gallos o del tiro al pichón.
Posteriormente, tras Canarias, la segunda comunidad autónoma española que prohibió las corridas de todos fue Cataluña, aunque en este caso prevalecía el rechazo a la mal llamada   fiesta nacional, contraponiendo las ideas, las costumbres y los intereses de los catalanes frente a la España cañí. Prueba de ellos es que solo PP y Ciudadanos votaron en contra de que se prohibieran las corridas taurinas.

Ferias de ganado

Hasta algo tan arraigado en las islas como las ferias de ganado está también considerado por muchos como maltrato animal porque las reses se pasan todo el día, desde la primera hora de la mañana, de pie y a pleno sol. La mayoría de estas ferias ganaderas se celebran en verano, que es cuando suelen desarrollarse las fiestas patronales de los municipios canarios. Es lógico que pueda considerarse maltrato animal, aunque el hecho suela pasar desapercibido entre los isleños ya que está arraigado en la costumbre popular. De hecho los padres suelen acudir con sus hijos pequeños en familia para ver las cabezas de ganado de toda índole: bovina, caprina, ovina, caballar, asnal, mular…
Volviendo al plano insular del abandono animal, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, asegura que la institución insular “ha intervenido correctamente con cambios sustanciales, tanto en el trato de los animales que ingresan en el albergue como en la solución de los abandonos”.
“Los datos de junio de 2017 de los que disponemos es que han ingresado en el albergue 1.193 perros y 265 gatos, en total 1.458 animales en el primer semestre de 2017”, añade Morales.
De esos casi 1.500 animales se han adoptado 878 perros y 156 gatos. Por lo tanto, 1.034 están actualmente con una familia. “Estamos hablando de sensibilización e implicación. Hay que dar una respuesta a este problema y estamos ofreciendo una manera distinta de gestionar el asunto”.
Antes la mayoría de los 5.000 animales que entraban en el albergue eran sacrificados. “Si en estos primeros meses ha habido 1.458 ingresos y las adopciones pasan del millar, ha habido un aumento extraordinario de las adopciones. Estamos hablando de los primeros meses. El cambio de gestión está dando respuesta a esta cuestión”.
Morales considera que hay que endurecer las normas, “pero antes de eso tenemos que profundizar en la educación, la sensibilización, la formación. Sancionar es el último paso, aunque creo que hay que castigar con dureza lo que corresponde a todos los protocolos que se establecen para llegar hasta las últimas consecuencias. Se tiene que evitar llegar al último paso, trabajar con los colegios. Hay un cambio de actitud en la sociedad grancanaria”.

Esterilización y castración

Miguel Ángel Rodríguez, consejero de Medio Ambiente y Emergencias del Cabildo de Gran Canaria, afirma que los animales tienen que estar bien identificados. “Se pueden hacer campañas de esterilización y castración masivas. Se puede penalizar y castigar mucho más el maltrato y el abandono y en esa línea estamos trabajando”, afirma.
“Queremos hacer un llamamiento a la ciudadanía porque tenemos que ser responsables con los animales. Dice mucho de una sociedad cómo tratamos a los animales. Gran Canaria tiene más conciencia y más valor humano. Vamos a apoyar y a animar al Gobierno de Canarias para que actualice la ley de maltrato animal, pero mientras eso ocurre vamos a intentar consensuar con todos los ayuntamientos una ordenanza municipal idéntica en todos los municipios y que ahí recoja todas las sanciones por el abandono animal”, añade el consejero.
Para desarrollar este asunto, hay un acuerdo entre el Colegio de Veterinarios y el Cabildo de Gran Canaria “para concienciar el problema que tenemos en la isla con el abandono y el maltrato de animales. 10.000 animales abandonados en la isla cada año es una cifra insoportable”.
Por su parte, el presidente del Colegio de Veterinarios de Las Palmas, Enrique Rodríguez Grau-Bassas, asegura que “no tenemos un número exacto de los animales abandonados y eso es un tema muy grave y lamentable. Canarias no aparece en las últimas estadísticas”.
“En este asunto hay que tener primero educación, es un problema con una base cultural muy importante. Por otro lado tenemos que tener un marco legislativo en el que se sancione, se regule y se detecten los malos tratos. Debe haber una vía por la cual los ciudadanos puedan denunciar estos hechos. Ahora mismo es muy complicado porque hay municipios en donde no hay interlocutores, no hay a quien presentar una denuncia por maltrato y la situación es muy grave”, apunta.
“Estamos a la cola del país. Afortunadamente ya se está modificando la ley del 91. Es un momento políticamente importante porque por fin el Ejecutivo autonómico se ha decidido a meterle mano a la ley. Está muy avanzado el proyecto y esperamos que en pocas semanas podamos empezar a participar en la elaboración del borrador”, señala.
“Se van a endurecer las sanciones, pero también es importante que la ley se cumpla y que las sanciones se apliquen. La idea es endurecerla porque las sanciones que hay ahora por la norma administrativa son ridículas, pero sobre todo lo que no quieren es imponer una cifra muy elevada porque si no es difícil que se imponga en las sentencias. La idea es endurecer muchísimo tanto las sanciones como la gravedad de los delitos”.

Canarias, maltratadora

Canarias es una de las comunidades españolas que más maltratan a los animales, no solo en el maltrato activo sino también el maltrato pasivo de animales mal cuidados. “Esto no puede ser. Estamos en el siglo XXI, vivimos en Europa, tenemos un montón de población europea. No podemos tener la cantidad de casos de maltrato que estamos sufriendo ahora. Canarias está entre las primeras tres o cuatro comunidades, con Extremadura, Andalucía y Castilla-La Mancha”, afirma Rodríguez Grau-Bassas.
“Estamos ante un hito histórico en el castigo al maltrato animal. La inercia se acabó, la conciencia ha despertado, las situaciones de tolerancia que se habían inducido hasta ahora se han acabado. Teníamos un albergue que era una especie de agujero negro donde se dejaban perros y gatos porque no queríamos asumir la responsabilidad de tenerlos. Este fenómeno ha pasado muchos años por la facilidad para abandonar perros y gatos en Gran Canaria. Eso se está acabando afortunadamente”, añade Enrique Rodríguez.
La gente que asume una mascota tiene que saber que no se la puede quitar de encima tranquilamente. “Creo que las cosas con el Cabildo se están haciendo cada vez mejor porque las tenemos cada vez más claras. La concienciación, la legislación y la educación de la ciudadanía son fundamentales”.
“Nosotros, como colectivo veterinario y técnico en algunas materias relacionadas con el maltrato y el abandono animal, queremos proveer a través de nuestros colegiados el apoyo técnico para solucionar este grave problema”.

Jornadas contra el maltrato

El Colegio de Veterinarios de Las Palmas organizó a principios de julio unas jornadas sobre el maltrato de los animales que se celebraron en la casa palacio del Cabildo de Gran Canaria, con la colaboración de la corporación insular. Las jornadas, denominadas   Raíces del maltrato a los animales y respuesta normativa, contó con la participación de los doctores Jaume Fatjó Ríos y José María Pérez Monguió, director de la Cátedra de Investigación de la Universidad Autónoma de Barcelona y profesor titular de Derecho Administrativo de la Universidad de Cádiz, respectivamente.